Síndrome de intestino corto en los bebés prematuros

January 7

Síndrome de intestino corto en los bebés prematuros

Síndrome de intestino corto, a veces llamado "Síndrome de intestino corto," es particularmente peligroso cuando afecta a bebés prematuros aunque también afecta a los adultos, tales como aquellos con enfermedad de Crohn. Síndrome de intestino corto es un trastorno que impide que a los bebés de absorber suficientes nutrientes a través de sus intestinos. En los bebés prematuros, es generalmente un resultado secundario de una enfermedad gastrointestinal llamada enterocolitis necrotizante. La enterocolitis necrosante es una enfermedad causada por la restricción de la sangre a los intestinos. Enterocolitis necrotizante y el resultante síndrome de intestino corto afecta uno a cinco por ciento de todos los recién nacidos prematuros.

Causa

Que significa "muerte de los dos puntos grandes y pequeños", la enterocolitis necrosante ocurre cuando el suministro de sangre a los intestinos del bebé se restringe mientras él está en el vientre. Un suministro restringido de sangre hará que el revestimiento intestinal a morir. Por qué sangre específicamente está restringida a los intestinos de los bebés prematuros es desconocida. El tejido muerto es quirúrgicamente quirúrgicamente poco después de que nazca el bebé, que se traduce en síndrome de intestino corto si una cantidad significativa de intestino debe ser removida. Síndrome de intestino corto también puede ser una condición congénita que los bebés nacen con, aunque esto es bastante raro.

Síntomas

Los síntomas del síndrome del intestino corto incluyen líquido retención o edema, diarrea, distensión abdominal, vómitos, heces con sangre, estómago dolor, fatiga y pérdida de peso. La mayoría de las proteínas y los carbohidratos es absorbida en el intestino. En definitiva, la incapacidad de pequeño de un bebé prematuro e intestino grande para absorber correctamente los nutrientes causará a convertirse en desnutridos. Esto es una consecuencia grave de síndrome de intestino corto, dando por resultado la debilitación del crecimiento, anemia, deshidratación y mayor riesgo de infección.

Diagnóstico

Una radiografía puede determinar si un bebé con síndrome de intestino corto. Patrones de gas en los intestinos son visibles en la radiografía, y un médico puede determinar si son anormales o si hay orificios en los intestinos. También se tomaron medidas del estómago del bebé, seguimiento de distensión. Un cirujano también puede retirar líquido intestinal utilizando una aguja para determinar donde existe un exceso de bacterias, y las muestras de sangre pueden ser verificadas bacterias así.

Tratamiento

Síndrome de intestino corto requiere nutrición parenteral total, que es una vía intravenosa u oral líquida dieta equilibrada que proporciona nutrientes, minerales y vitaminas necesarias y fomenta el crecimiento de bacterias buenas en los intestinos. Un médico puede recomendar la sonda nasogástrica drenaje donde se inserta un tubo por la nariz hacia abajo en el estómago para eliminar el aire y exceso de líquido. Antibióticos pueden ser necesarios si hay un exceso de bacterias nocivas en el estómago y los intestinos del bebé.

Pronóstico

Los bebés que sufren de síndrome de intestino corto requerirán cuidados a largo plazo y monitoreo, especialmente cuando se trata de dieta y la nutrición. A medida que crecen los bebés con síndrome de intestino corto, se debe reajustar su dieta para asegurar una absorción equilibrada de grasas, proteínas, carbohidratos y nutrientes. Una administración compleja y bien supervisada de vitaminas también es necesaria para asegurar que el bebé crece correctamente. Con cuidado alimentación y monitoreo, los bebés prematuros con síndrome de intestino corto pueden convertirse en adultos sanos.