Síndrome de anticuerpos fosfolípidos

April 29

Síndrome de anticuerpos fosfolípidos, también llamado síndrome de Hughes, es un trastorno autoinmune crónico. Los anticuerpos son proteínas que normalmente atacan sustancias extrañas como virus y bacterias, pero en el síndrome de anticuerpos fosfolípido, el sistema inmunitario produce anticuerpos contra ciertas proteínas de la sangre. Esto lleva a coagulación excesiva, una condición que puede ser mortal.

Coágulos de sangre

La tendencia en síndrome fosfolípido del anticuerpo de coagulación anormal puede afectar casi cualquier parte del cuerpo. Pueden formar coágulos en las piernas (trombosis venosa profunda) o en órganos, como riñones y pulmones, llevando a problemas de salud graves y a veces peligrosa para la vida. Un coágulo de sangre en el cerebro puede causar un accidente cerebrovascular, y un coágulo en una arteria coronaria puede causar un ataque al corazón.

Síntomas

Una persona no puede ser diagnosticada con el síndrome de anticuerpos fosfolípidos hasta que ella experimenta una complicación severa de un coágulo de sangre. Otra señal del desorden es dolores de cabeza crónicos, incluyendo cefaleas, como un coágulo de sangre puede bloquear el flujo sanguíneo a partes del cerebro. Mareos, confusión, trastornos de visión, problemas de equilibrio y convulsiones son otros efectos posibles. Algunos individuos desarrollan un sarpullido rojo o azulado con un patrón de encaje en las muñecas y las rodillas.

Consideraciones del embarazo

Problemas en el embarazo también son una señal del síndrome de anticuerpos fosfolípidos. Las mujeres con este síndrome tienen una tendencia a múltiples abortos espontáneos, preeclampsia y eclampsia y parto prematuro y mortinatalidad. Algunos de estos efectos pueden ser causadas por coágulos de sangre en desarrollo en la placenta e impidiendo que el feto obtención de nutrición. Además, la infertilidad se ha relacionado con anticuerpos antifosfolípidos, y algunas clínicas de fertilidad se prueba rutinariamente para estos anticuerpos.

Factores de riesgo

Síndrome del antifosfolípido es más común en mujeres jóvenes y de mediana edad. La condición ocurre con frecuencia en conjunción con el lupus desorden autoinmune y puede ocurrir también con otros trastornos autoinmunitarios. También se asocia con ciertas enfermedades, como hepatitis C y sífilis. Según la Clínica Mayo, aproximadamente uno de cada tres pacientes con síndrome del antifosfolípido tiene anormalidades de la válvula del corazón. Además, familiares de personas con el síndrome corren un mayor riesgo.

Tratamiento

El tratamiento generalmente implica prevenir coagulación tomando anticoagulantes. Aspirina puede ayudar a algunos pacientes, aunque más potentes drogas comúnmente son necesarias. Un médico puede iniciar al paciente sobre heparina (Hep-Lock) y luego cambiar a la warfarina (Coumadin) una vez que la condición esté bajo control. Algunas personas pueden requerir corticosteroides o medicamentos de supresor del sistema inmunológico. Terapia de la anticoagulación durante el embarazo puede ser complicada porque algunos de estos medicamentos causan defectos de nacimiento, pero el tratamiento generalmente previene abortos espontáneos asociados a este síndrome.