Seguridad de almacenamiento de propano hogar

April 13

Seguridad de almacenamiento de propano hogar

Propano, gas también conocido como licuado de petróleo (GLP), es un combustible ampliamente utilizado que se almacena en un líquido frío. Es una fuente de energía segura y conveniente que puede ser utilizada para la calefacción, luz, refrigeración, refrigeración, parrillas y chimeneas al aire libre. Almacenamiento y manejo adecuado son necesarios para garantizar la seguridad de este combustible cuando se utiliza en el hogar.

Propiedades

Gas propano es más pesado que el aire y es inflamable en concentración de 2 por ciento a 9,5 por ciento. Propano se produce naturalmente en el suelo, pero a diferencia del gas natural, más separado y agua destilado. Ya que aumenta en volumen cuando la temperatura aumenta, un contenedor de almacenamiento no debe nunca llenar más del 80 por ciento.

Preocupaciones de seguridad

Según la Asociación Nacional de Gas propano (NPGA), inadecuado manejo y almacenamiento de gas propano dio lugar a 1.390 incendios en el hogar con LPG entre 2000 y 2004. Lesiones, daños materiales y muertes fueron reportadas como resultado de estos incendios en el hogar.

Almacenamiento de información

Cilindros de propano deben mantenerse o almacenados al aire libre en todo momento. Nunca deben guardarse dentro de la casa, cobertizo o garaje. Nunca deben ser expuestos a calor excesivo. Siempre almacene los cilindros en posición vertical.

Mantenimiento

Cilindros del LPG deben comprobarse que no haya fugas por lo menos una vez año. Esto puede hacerse colocando agua jabonosa alrededor de la válvula y burbujas que indicarían una fuga. Asegúrese de que saber cómo cerrar la válvula en caso de fallo. Ventilación adecuada es necesaria en todo momento.

ADVERTENCIAS

Mal funcionamiento aparatos propano pueden emitir monóxido de carbono cuando no completamente quemados. Monóxido de carbono es incoloro, inodoro e invisible. Aprender a reconocer los signos de intoxicación por monóxido de carbono tales como dolor de cabeza, náuseas y respiración irregular. Si se utiliza un horno de gas propano dentro de la casa, instale un detector de monóxido de carbono confiable.