Pruebas para la artritis psoriásica

July 20

La artritis psoriásica es una enfermedad que resulta en la inflamación de la piel y las articulaciones que afecta a sobre todo las personas mayores. Aunque es tratable con medicamentos antiinflamatorios, la detección temprana puede ser útil. Si se observan molestias en sus articulaciones o columna vertebral, junto con la presencia de erupciones en la piel, puede que desee ver a su médico.

Observaciones clínicas

Hay no una prueba científica para diagnosticar artritis psoriásica en un paciente. Un médico hace el diagnóstico basado en observaciones clínicas, como la psoriasis (pliegues, llagas) de la piel o artritis de las articulaciones. El médico verificará para el acné, estrías en las uñas, la rigidez articular y la inflamación del tendón de Aquiles.

Paciente y los antecedentes familiares

Determinar la historia completa del paciente puede ayudar a un médico a hacer una diagnosis exacta de la artritis psoriásica. Por ejemplo, individuos con antecedentes familiares de artritis son más susceptibles a la enfermedad. También, pacientes con SIDA u otros trastornos de inmunodeficiencia están en mayor riesgo.

Pruebas de

Resultados de la prueba de laboratorio pueden sugerir, pero no garantiza, que un paciente tiene artritis psoriásica. Por ejemplo, la tasa de incremento de la sedimentación en la sangre puede ocurrir en pacientes afectados. Este procedimiento prueba que tarda de glóbulos rojos en un tubo de ensayo, y sedimentación rápida puede ser indicativo de una enfermedad inflamatoria. También, un médico puede realizar radiografías para buscar debilitar el tejido de cartílago y hueso, otra señal de advertencia de la artritis psoriásica.

Predisposición genética

Médicos también pueden detectar la presencia de HLA-B27, un gen que predispone a un individuo a la artritis psoriásica. Este gen es a menudo, pero no siempre, un factor en la inflamación de las articulaciones y la piel de los pacientes de artritis psoriásicas.

Descartar otras condiciones

Pueden realizarse otras pruebas para descartar otras afecciones similares. Por ejemplo, factor reumatoide de un paciente puede medirse en la sangre para detectar la artritis reumatoide. Una artrocentesis puede también realizarse, recogiendo el líquido de una rodilla inflamada a la prueba de gota o sinoviales infecciones (infección del líquido alrededor de la articulación).