Los efectos de piletas de natación en la salud

by admin 11/14/2011

Los efectos de piletas de natación en la salud

Hay numerosos efectos adversos para la salud que pueden resultar de nadar en piscinas tratadas con cloro. Se usan desinfectantes de cloro para matar las bacterias para evitar brote de enfermedades en piscinas. Piscinas públicas en particular se convertiría en pozos negros virales sin ellos. Sin embargo, cuando estos mismos desinfectantes están expuestos a materiales orgánicos, pueden emitir subproductos que pueden causar irritación de la piel, ojos y pulmones. Piscinas de interior suponen un riesgo aún mayor que al aire libre como ventilación es muy limitada. Dos de los subproductos de cloro, trihalometanos y el cloroformo, son sospechosos cancerígenos.

La piel y problemas oculares

La piel absorbe contaminantes en el agua de la piscina. Demasiado cloro puede causar reacciones adversas de la piel como eczemas y erupciones cutáneas. El cloro es capaz de destruir las proteínas en el cuerpo, que puede provocar en la piel excesivamente seca y el cabello. Irritación de la piel es un problema común para los nadadores frecuentes. Después de nadar, sobre todo en piscinas que dan un olor intenso de cloro también es común ardor de los ojos y dolor ocular. Ese olor es de subproductos del cloro llamados cloraminas; el más fuerte el olor, los más irritantes químicos están presentes en el aire.

Peligros de la piscina pública

Piscinas públicas pueden causar problemas de salud debido a factores tan simples como higiene. Además de estar superpobladas, piscinas públicas están llenos de gente que no puede haber prodigado antes de entrar o que tienen heridas abiertas en el cuerpo, aumentando así las posibilidades de propagar la infección. Pañales pueden plantear un riesgo para la salud si el bebé se acaba de cambiar, u orina o defeca en la piscina. Saliva, moco, vómito y descamación de la piel pueden causar problemas de salud potenciales, particularmente para una persona que ya está enferma. Contaminación fecal animal es otro riesgo de piscinas al aire libre, como son los que tienen materia fecal presente en su cuerpo que es arrastrada en la piscina. Cualquier piscina que no se trata adecuadamente dramáticamente aumenta el riesgo de enfermedades transmitidas por el agua de los nadadores, incluyendo gérmenes como E-coli. Exposición a estos gérmenes puede causar diarrea, enfermedades respiratorias, brotes de la piel y las infecciones de oído y nariz.

Asma y problemas pulmonares

Piscinas públicas pueden ser un riesgo para la salud debido a la falta de ventilación y menos posibilidades de escape de gas tóxico. Piscinas con techos bajos, aire recirculado o partes altas que lastima ventilación superficial están entre los peores en cuanto a la irritación pulmonar. Los niños que nadan en piscinas con frecuencia tienen más de una oportunidad de desarrollar asma que se exponen constantemente a las cloraminas. Piscinas al aire libre tienen la ventaja de los vientos que soplan lejos de productos químicos en el aire. Sin embargo, piscinas al aire libre con partes altas cuando no hay ninguna brisa todavía pueden causar condiciones de cloro atmosférico. Las personas que trabajan en las piscinas interiores o al aire libre también tienen un mayor riesgo de desarrollar asma o síntomas parecidos al asma e irritación pulmonar.

Related posts