Factores ambientales en la selección del género de moscas de la fruta

by admin 03/20/2013

Factores ambientales en la selección del género de moscas de la fruta

La mosca de la fruta, Drosophila melanogaster, es un modelo animal favorito para los investigadores genéticos debido a su corta duración y ciclo de la cría y sus características genéticos bien establecidos. Temperatura influye en muchos de los procesos fisiológicos de D. melanogaster, incluyendo asignación de género.

Adaptación genética

D. melanogaster se originó en el África subsahariana y comenzó a migrar hacia el norte hace unos 10.000 años. Característica física necesaria para la adaptación a nuevos entornos se codifican genéticamente por los cromosomas de los animales y están muy influenciadas por las condiciones ambientales, incluyendo la temperatura. La diferencia extrema de temperaturas medias a lo largo de esta ruta ha exigido la adaptación genética, que ha dado lugar a la aparición de los insectos en ambientes disímiles.

Influencia de la temperatura

Diversas características de la mosca de la fruta, Drosophila buzzattii, se determinan por la temperatura. Un estudio publicado en la edición de junio de 2006 de la "Herencia" investigó los efectos de adaptación térmica de 13 rasgos de D. buzzattii de Australia suroriental. Los investigadores encontraron que la ubicación geográfica y sus características climáticas eran responsables de la adaptación a los ambientes. El estudio encontró además que género se determinó en gran medida por la temperatura, pero otros factores pueden estar involucrados también.

Regulación genética

La estructura del cromosoma de la D. melanogaster es regulada por un gen llamado "estrecho" o crm. Un artículo publicado en la edición de enero de 2001 de "PLoS Genetics" ha descubierto que el gen de crm es el control principal de fenotipos, o características físicas, que están reguladas por la temperatura. El artículo se encendió a la conclusión de que las fluctuaciones en el entorno de controlan interconectados procesos fisiológicos controlados por el gen de la crm, que impulsan la evolución de las especies.

Otros factores ambientales

La abundancia de alimentos afectará la supervivencia de moscas de la fruta en el sexo. Un informe en la edición de julio de 2011 de la "Mosca" mide la cantidad de ingesta de alimentos entre macho y hembra mosca de la fruta, Drosophila melanogaster. Los investigadores midieron la cantidad de heces producida por ambos géneros, mediante el uso de moléculas de marcador y encontraron que las hembras consumen tres a cinco veces más alimentos que sus homólogos masculinos. El estudio concluyó que las restricciones dietéticas tendrá más efectos sobre la población femenina que en la población masculina.

Related posts